Informe especial: Cárcel Federal  – Cambios Socioeconómicos y Políticos de la Población – Opiniones divididas

Tmb1 34128 20151023130913

En el Departamento Gral. Martín Miguel de Güemes, provincia de Salta, se encuentra desde el año 2011 el Complejo Penitenciario Federal III. Allí conviven 440 internos (300 hombres y 140 mujeres, algunas de ellas con sus hijos. Mayormente los presos están afectados por causas de Narcotráfico.

Trabajan unos 400 empleados de diferentes rubros, los cuales provienen de zonas aledañas a la ciudad, principalmente de Salta Capital, direccionada a 54 km del Penitenciario y en menor escala oriundos de Gral. Güemes.

Consultamos a vecinos, comerciantes y funcionarios, sobre cómo cambió la ciudad a partir de la apertura de la Cárcel Federal, tomando como parámetro la venidera Penitenciaria a la ciudad de Oliva en un tiempo no lejano. Hay realidades diferentes y opiniones claramente divididas.

En el trascurso de la mañana entrevistamos a diferentes vecinos, muchos de ellos trabajadores Municipales, los cuales criticaban negativamente la llegada de la cárcel, ya que había crecido notablemente la población (de 32625 hab. Hoy cerca de 50000 habitantes), lo cual trajo diferentes problemas de inseguridad, algunos indicaban como lógico y simultaneo a escala nacional, sin señalar a la cárcel como progenitora de la inseguridad.

El problema que sí señalaron directamente a la llegada del Penitenciario fue la gran suba económica que sufrieron los alquileres, de hasta 200%, ya que los trabajadores federales de diferentes localidades comenzaron a asentarse en la ciudad y la demanda de viviendas fue notable, como también familiares de los reos que vienen de visita.

Esto impactó demasiado al vecino que tiene sueldos desde $1900 a $9300, y un trabajador del Servicio Penitenciario Federal de bajo rango cobra de inicio unos $23000.

También trajo aparejado el crecimiento de la construcción, donde el grueso de trabajadores era oriundo de la ciudad.

Aquí grandes comerciantes, productores de azúcar (principal fuente económica de Gral. Güemes) e inversores fomentaron la construcción para alojar guardia cárceles, profesionales judiciales y demás trabajadores del Servicio Penitenciario Federal.

Luego consultamos a la Intendente de la ciudad Dra. Alejandra Fernández (PJ), la cual sostuvo con total decisión lo importante que fue la llegada de la cárcel, ya que la ciudad anteriormente estaba con problemas de desempleo (70% de los ciudadanos trabajaban en negro y/o desempleados). También destacó que se realizaron pocas inversiones edilicias a la ciudad, solo una plaza y una ruta asfaltada hasta el penitenciario y que las cloacas de la ciudad fueron anteriores a la llegada del mismo.

En cuanto a la inseguridad, la Dra. Fernández destacó que muchas cosas se informan desde diferentes “tintes políticos” y que los robos que se producen en la comunidad son personas oriundas de la ciudad y nada tienen que ver con la cárcel federal.

También sostuvo que Gral. Güemes es un punto comprometido y estratégico para el narcotráfico, ya que sus rutas son transitadas diariamente por camiones y vehículos particulares que llegan desde Bolivia, Paraguay, Chile y territorio argentino.

Más cercano a la Penitenciaria dialogamos con un ex convicto, el cual era oriundo de la capital salteña. Él estuvo preso durante 6 años (8 años de condena por venta de estupefacientes). Su familia al quedar detenido se asentó en la localidad de Gral. Güemes y allí comenzaron con su comercio a trabajar y poder estar más cerca para las dos visitas semanales que les permitían.

Este caso no fue repetido en su mayoría, ya que es muy difícil que familiares de reos cambien su vida y se instalen cerca de la cárcel para las pocas visitas que pueden hacer, inclusive modificar toda la vida de una familia no es común en esta ciudad.

El Subprefecto Walter Arguello, afectado al Servicio Penitenciario Federal, nos indicó que el asentamiento de la cárcel había sido muy positivo para la ciudad ya que dio trabajo directa e indirectamente al vecino de Gral. Güemes, pero en su mayoría los trabajadores son de otros puntos geográficos.

En definitiva, las opiniones vertidas por vecinos y funcionarios son de diferentes posturas. Quienes están afectados económicamente (comerciantes, empresarios hoteleros e inmobiliarios, trabajadores del Servicio Penitenciario Federal y funcionarios) les resultó muy positivo el desembarco de la Cárcel Federal porque la ciudad y su economía crecieron notablemente.

Los vecinos, piensan positivamente en el crecimiento de la ciudad, pero temen por las olas de delitos y gente desconocida, esto hace que el cuidado de lo material sea más gradual, donde antes dejaban las puertas de los domicilios sin llave, hoy ya no lo hacen, se incrementaron rejas y alarmas. Esto no es producto directo de la cárcel, sino pensarlo objetivamente al delito y la  inseguridad como crecimiento a escala nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar